Nuevos deseos para un nuevo año en la Asociación Chicos

El 30 de diciembre Autologica también se hizo presente en el almuerzo de fin de año organizado por la Asociación Chicos.

Es costumbre de la institución que los deseos sean el foco de atención en la celebración del nuevo año que se aproxima (en breve, les cuento más). Así que, a diferencia del año pasado donde regalamos dos potentes ventiladores de pie para la institución, este año optamos por hacer un regalo más cercano al deseo que a la necesidad. Y… nos decidimos por un televisor de 40 pulgadas. Grande, moderno y reluciente, que invite a organizar actividades recreativas junto al grupo de adolescentes. Sin dudas, la idea fue bien recibida porque apenas abrieron el paquete empezaron a nombrar posibles películas para ver.

Es un pequeño, pequeñísimo, granito de arena que queremos que sirva para sumar una sonrisa a sus vidas, entre tantas necesidades que sufren cotidianamente.

Como mencionaba antes, todos los años, a modo de despedir el año y recibir el que viene con nuevas expectativas, cada uno debe escribir un deseo. Puede escribir, también, su nombre o no… Esa es la consigna de la que todos, pero todos, participan voluntariamente. Todos debemos compartir nuestros deseos.

Después de almorzar, todos somos convocados a pasar al patio para que los coordinadores del Centro de Día puedan leer todos los deseos sin mencionar a su autor.

Luego, de cada hoja de papel, de cada deseo, se recorta un pedacito que es guardado en un sobre decorado de manera muy bella – para después darle vuelo en un ramo de globos. A volar hasta aquel lugar donde se cumplen los deseos…

“Y más vale que se cumplan” escuché, por ahí, decir a uno de los chicos… “porque a mí nunca se me cumplen”. Poquitas palabras, pero difíciles de olvidar…

Raquel McClymont

Licenciada en Trabajo Social, representante del proyecto de RSE de Autologica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *